La iniciativa ARPA Escritura

ARPA

ARPA

Activando la Resolución de Problemas en las Aulas

A partir del exitoso desarrollo de la iniciativa ARPA Matemáticas, surge la idea de expandir los horizontes de la Resolución de Problemas a otros ámbitos de la enseñanza escolar y de este modo nace la iniciativa ARPA Escritura. Tomando el modelo de resolución de problemas ya desarrollado, ARPA Escritura reflexiona y diseña un programa que busca aportar al desarrollo de habilidades y estrategias de escritura en la escuela, respondiendo así a las inquietantes falencias que, según los estudios, presentan nuestros estudiantes a nivel nacional en este ámbito, a pesar de los requerimientos del currículo nacional  de educación, que considera la escritura como uno de los ejes fundamentales en el área de Lenguaje y comunicación y como un eje transversal en todas las demás áreas de conocimiento en la escuela.

¿Por qué hacer un taller de este tipo?

A pesar de que la escritura constituye uno de los ejes de las Bases Curriculares de la educación básica, existe evidencia de que la producción textual se practica poco en la escuela. Esto puede deberse a varias razones. Por una parte, la formación inicial de los docentes suele no incorporar una formación específica en didáctica de la escritura. En segundo lugar, la escritura es un proceso que toma tiempo para los estudiantes y aún más tiempo de revisión para el docente. Por último, si el docente no tiene una formación específica en didáctica de la escritura, le será difícil discernir qué parámetros usar para su evaluación, y tenderá a centrar su atención en los aspectos más superficiales y fáciles de evaluar, como la ortografía, abandonando otros más relevantes como la capacidad de comunicar del texto respondiendo a una estrategia argumentativa dentro de un contexto dialógico. El programa ARPA-Escritura propone un modelo de la escritura que entiende ésta como un instrumento de transformación y reorganización del saber en sí mismo. Esto es, como una práctica recursiva capaz de producir conocimiento en cualquier área de desarrollo.

La incorporación de la resolución de problemas en el aula en el área de escritura busca llevar, tanto a docentes como a estudiantes, a vivir la experiencia de la escritura como una forma de adquirir estrategias específicas de las que disponer frente a los diversos desafíos comunicativos que se nos presentan, no solo en la escuela, sino en la vida cotidiana. Una escritura desafiante y funcional a la vida es una escritura que no repite conocimiento, sino que lo genera, en cuanto el escritor se ve en la necesidad de transformar, reorganizar y adecuar su conocimiento y estrategias para un nuevo fin comunicativo, valorando la escritura como una práctica social plenamente vigente en el medio de interacción cultural actual.  

Escritura ¿un problema?

¿Es realmente un problema la escritura en nuestras aulas? Según diversas pruebas de medición estandarizadas, nacionales e internacionales, la situación de la escritura se encuentra en precarias condiciones y se configura como una de las debilidades del sistema escolar chileno. Sin embargo, pese a ser una de las debilidades, el currículo nacional de educación lo incorpora como uno de los ejes fundamentales para el desarrollo de los estudiantes. Para establecer una visión general del territorio en el que nos moveremos, tomaremos el primer SIMCE de escritura que se realizó en 2008, desde donde podremos situarnos para realizar una evaluación del contexto.

Según esta medición, un 38% de los niños se ubicó en un nivel inicial: esto significa que no consiguieron producir textos con sentido y adecuados a la situación comunicativa. De estos, más de la mitad (55%) pertenecía al grupo socioeconómico medio bajo o bajo, lo que confirma el problema de calidad e inequidad en el aprendizaje de la escritura en Chile (Sotomayor, 2016). Sumado a esto, debemos considerar que los docentes actualmente no son formados para la enseñanza de la escritura en el aula con base a los nuevos desafíos que el currículo les presenta. Por lo tanto, la enseñanza de la escritura queda enmascarada dentro de los otros dominios de la enseñanza de la lengua, los que, por lo demás, tienen resultados igual de alarmantes que los de la escritura.

Las causas de los resultados deficientes son múltiples. Sin embargo, a nuestro juicio, son las siguientes las que deben atenderse de manera más urgente:

  1. la repetición de modelos obsoletos en las escuelas de formación de profesores,
  2. el estado de ánimo de los propios profesores en torno a su escritura,
  3. el lugar secundario que se le ha dado a la escritura en el quehacer de la enseñanza de la lengua, especialmente a medida que los estudiantes avanzan de nivel escolar (teniendo presente que muchas veces se debe a la dificultad de evaluar), y
  4. una oferta de desarrollo profesional incapaz de dar solución al problema.

La necesidad de crear una propuesta pedagógica en torno a la escritura se hace más evidente ante el cambio que proponen las modificaciones realizadas al currículo nacional en 2009, las que pretenden atender a la tridimensionalidad del aprendizaje contemplando contenidos, habilidades y actitudes. Y, si bien la escuela hace esfuerzos por trabajar la escritura, suele hacerlo desde los aspectos formales dejando de lado formar estudiantes competentes y con una base actitudinal positiva para asegurar el despliegue de todo su potencial con autonomía y eficacia ante cada nueva situación comunicativa.

En este contexto, la propuesta de desarrollo profesional RPAula Escritura se articula en torno a las bases curriculares, ampliando lo requerido en el eje de escritura, incorporando elementos de comunicación oral y poniendo énfasis en el desarrollo de las actitudes allí expuestas.

El objetivo central de la propuesta es ofrecer a los profesores oportunidades y herramientas que les permitan incorporar la resolución de problemas de escritura en la sala de clases desde dos perspectivas: como actividad de los niños y como estrategia para el aprendizaje de elementos fundamentales en torno a la comunicación.

Comentarios

Imagen propiedad de ARPA