¿Por qué son tan importantes las preguntas?

Natalia Ruiz

Natalia Ruiz

PhD en Modelamiento Matemático; Profesora de Matemáticas y Computación

Llevo algunos años trabajando como monitora de talleres de resolución de problemas para docentes, y algunas veces me han preguntado: ¿Cómo puedo hacer “buenas” preguntas? Dar orientación respecto a esto no ha sido fácil, y con el tiempo me he dado cuenta que necesito mejorar las propias preguntas que formulo. Así que me he propuesto leer algunos libros o artículos sobre la práctica de hacer preguntas, y compartir mis reflexiones con ustedes esperando que les sirva.

Estoy leyendo un libro que se llama “Buenos líderes hacen grandes preguntas” de John C. Maxwell, y el primer capítulo responde a lo siguiente: ¿Por qué son tan importantes las preguntas?.  A continuación escribo algunas razones que aparecen en el libro y tienen conexión con nuestra labor docente.

 

Las preguntas le ayudan a involucrar a otros en la conversación

“Cuando me estoy preparando para una reunión con alguien, paso tiempo determinando qué preguntas deseo hacer. Lo hago porque deseo sacar el mayor provecho del tiempo que tengo, pero también lo hago para involucrarme con la otra persona. Deseo que la gente sepa que los valoro y que, si es posible, deseo añadirles valor. Para hacerlo, creo que debo llegar a conocerlos. Eso requiere que haga preguntas, de que ellos hablen y que yo escuche. Y si espero recibir valor de la gente, de nuevo necesito hacer preguntas y escuchar. No podemos hacer todo ello a menos que lleguemos a conocer a la gente. Yo fomento la utilización de preguntas para involucrar a los demás y aprender de ellos. Creo que usted la encontrará como una de las prácticas más gratificantes que desarrollará jamás”.

Comentario para el docente: no puedo dejar de pensar en el estudiante que no participa de la conversación de un grupo de estudiantes en la clase de resolución de problemas, aquel que con su mirada hacia abajo muestra indiferencia pero que creo que muchas veces es temor. Que importante es hacerle una pregunta para mostrar que valoramos su pensamiento, y para animarlo a participar de la conversación con sus compañeros, una pregunta que no lo presione ni lo deje en ridículo sino que lo motive a participar.

Las preguntas permiten desarrollar mejores ideas

“Yo creo fuertemente en el poder de las ideas y de compartirlas. Cualquier idea mejora cuando la gente correcta tiene la oportunidad de contribuir con ella y aprobarla. Y las buenas ideas se vuelven grandiosas cuando la gente trabaja unida para mejorarlas. (…) ¿Cuál es la clave para las ideas compartidas?. Hacerles las preguntas correctas a las personas correctas. Como dice el conferencista Bryan Tracy: Un importante estimulante para el pensamiento creativo son las preguntas enfocadas. Existe algo acerca de la pregunta bien estructurada que a menudo va al meollo del asunto, y produce nuevas ideas y revelaciones (…) Cualquier líder que le haga preguntas correctas a la persona correcta posee el potencial de descubrir y desarrollar grandes ideas. El inventor Thomas Edison observó: Las ideas que utilizo son mayormente las ideas de las personas que no las desarrollan. Practicar hacerles a las personas correctas las preguntas correctas, les permitirá desarrollar ideas en un nivel completamente nuevo”.

Comentario para el docente: muchas veces he escuchado a docentes decir que se han sorprendido gratamente de sus estudiantes cuando resuelven problemas, porque han usado estrategias que nunca se les pasó por la mente y muy buenas (a veces más simples y eficaces). Pero cuando se les pregunta a los estudiantes cómo llegaron a esa grandiosa estrategia, tienen bastante dificultad para explicar. Al parecer les cuesta ordenar sus ideas y articularlas. Las preguntas son una gran herramienta para ayudar a los estudiantes a enfocarse en las ideas más importantes, conectarlas y llegar a una explicación de cómo llegaron a la solución del problema.

Las preguntas desafían las mentalidades y lo sacan de los baches

“Demasiadas personas han muerto mentalmente. Se han estancado. ¿Cómo se pelea contra eso?. (…) Hacer preguntas es una manera grandiosa de evitar la pereza mental y salir de nuestros baches. Si termina una tarea con certezas, probablemente terminará con dudas. Si está dispuesto a comenzar con dudas, usted probablemente terminará con certezas. Quizá sea por ello que alguien dijo una vez: El futuro le pertenece a los curiosos. Aquellos que no temen intentarlo, explorarlo, meterse en ello, cuestionarlo y voltearlo. Si desea hacer descubrimientos, si desea interrumpir el status quo, si desea progresar y encontrar nuevas formas de pensar y hacer, usted necesita hacer preguntas. Las preguntas son el primer vínculo en la carrera del descubrimiento y la innovación”.

Comentario para el docente: personalmente me cuesta mucho escuchar a otras personas cuando me dicen mis errores, a pesar de que pueden tener razón, algo en mi interior se incomoda. Creo que les debe pasar algo similar a los estudiantes cuando como profesores(as) les decimos que están equivocados. Si usamos preguntas con foco para que ellos se den cuenta de sus errores, parece que la incomodidad se disuelve porque sienten que ellos mismos descubren el error o con sus pares, y ven la oportunidad para llegar a la solución del problema.

¿Qué otra razón añadirías tú?

Comentarios

Imagen propiedad de ARPA