ARPA Matemáticas

La resolución de problemas se encuentra en el centro de la actividad profesional de los matemáticos, quienes en su afán de conocer el mundo crean modelos abstractos de la realidad, estudian las componentes de estos modelos y las relaciones entre ellas.

En esta tarea creativa, los matemáticos se plantean interrogantes o problemas que cautivan su interés y ellos vuelcan su energía para resolverlos, buscan estrategias y trabajan hasta que logran resolverlos, comprendiéndolos en su cabalidad. Esta actividad de los matemáticos, la resolución de problemas, hace su aparición en el currículo nacional hace ya varios años, pero es elevada a la categoría de habilidad, distinguida claramente de los contenidos, en las Bases Curriculares de 2012, poniendo una serie de desafíos a todo el sistema escolar, en particular a los programas de formación de docentes, a los docentes en formación y también a los docentes en ejercicio.

La Resolución de Problemas en el Currículo Nacional

Las Bases Curriculares vigentes se estructuran en tres grandes ejes: Habilidades, Contenidos y Actitudes. Esta forma de presentar el currículo pone de manera explícita el desarrollo de habilidades en los estudiantes como parte indispensable a lograr. Una de las cuatro habilidades consideradas es Resolver Problemas, que se presenta como: Resolver problemas es tanto un medio como un fin para lograr una buena educación matemática. Se habla de resolver problemas, en lugar de simples ejercicios, cuando el estudiante logra solucionar una situación problemática dada, contextualizada o no, sin que se le haya indicado un procedimiento a seguir.

A través de estos desafíos, los alumnos experimentan, escogen o inventan y aplican diferentes estrategias (ensayo y error, metaforización o representación, simulación, transferencia desde problemas similares ya resueltos, etc.), comparan diferentes vías de solución, y evalúan las respuestas obtenidas y su pertinencia.

La implementación de actividades de resolución de problemas en la sala de clases, con el fin de responder a las exigencias del currículo nacional, pone un enorme desafío a todo el sistema educacional, tanto a los formadores de docentes, a los estudiantes de pedagogía, a los profesores y profesoras en ejercicio.

Imagen propiedad de ARPA